Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

La soledad del individuo.

A finales de verano el escaso caudal del Río Tiétar a su paso por el Embalse de Rosarito, crea enormes balsas de agua. El calor todavía sofocante provoca la proliferación de microalgas que forman con ayuda de la lenta corriente dibujos caprichosos en la superficie. En estas tablas gusta de vadear en busca de pesca la Cigüeña negra, y este es uno de esos momentos vividos con ellas. Es curioso observar los conflictos de algunos ejemplares con otros por la titularidad del coto de pesca. Este macho era asiduo de este tramo del río que defendía con sorprendente ahínco.

Llevo tiempo dándome cuenta que gran parte de las obras que hago sin ser de encargo, cuentan en la mayoría de los casos protagonizadas solo por un ejemplar de la especie en cuestión. Pede que sea debido a que muchas de las que hago por encargo sean varios e incluso muchos los protagonistas, y en su mayoría escenas irreales condicionadas por “exigencias del guión”. Aunque también es cierto que multitud de observaciones de campo entran en escena una amplia y tumultuosa variedad de actores. Estas situaciones desconciertan y son por naturaleza más complicadas de llevar al papel; por lo que aparentemente siempre parece aparentar que abordar una obra menos compleja garantiza su mejor ejecución y su éxito.

Puede que lo anteriormente mencionado, sea parte determinante que me hace pintar obras con un solo ejemplar. Pero cuando uno repite destinos para la observación de fauna a menudo, incluso a diario, permite diferenciar los distintos ejemplares, sus costumbres, manías, etcétera. Mirando a cada uno de ellos como individuos, únicos e indivisibles. Individuos enfrentándose cada uno por su cuenta a su propia vida. Es en suma, una reivindicación a la integridad del individuo… solo ante el mundo. Por esto muchos habéis reparado en mi costumbre de denominar “gente” cuando me refiero a cualquier ser vivo. Denominar “gente” implica la formación de un grupo por parte de “individuos”, y como tal hay que tratarlos… al menos yo así lo entiendo.

Esta obra ha tenido que esperar desde el pasado verano para ser llevada al papel.
Acuarela en papel Arches, 77x57cm. Negra en Rosarito.corregido

 

Anuncios

13 comentarios

  1. Como ya te dije,los colores son geniales,me encantan,y esa sensación calurosa de última hora de la tarde.Me encanta!
    Que pases unas felices fiestas y tengas un genial 2015
    un abrazo

    22 diciembre, 2014 en 7:45 pm

    • Gracias Diego. Que pases felices fiestas tú y los tuyos.
      Abrazos
      Potri

      23 diciembre, 2014 en 11:16 am

  2. La comunión se puede dar entre dos individuos, nunca entre la gente.

    23 diciembre, 2014 en 8:01 am

    • Discrepo, Julio. La comunión (que depende de cual) pude darse entre grupos de individuos.
      Abrazos
      Potri

      23 diciembre, 2014 en 11:18 am

      • Me gustaría conocer tu punto de vista al respecto.

        27 diciembre, 2014 en 9:55 am

  3. FERNANDO

    Un saludo. Magnífica acuarela con el ave solitaria. No se sabe si se dirige hacia otra que está fuera del cuadro. Esto de las soledades y los acompañamientos darían para hablar y filosofar toda una vida. Los malentendidos entre dos, tres o a veces entre uno mismo, son frecuentes. Ja, ja….ja.
    Felices Fiestas

    23 diciembre, 2014 en 8:21 pm

    • Gracias Fernando. Paso muchas horas al día solo y soy muy dado a las reflexiones, muchas de ellas si salida. Como dices “darían para filosofar toda una vida”
      Felices Fiesta para ti también Fernado.
      Abrazos
      Potri

      24 diciembre, 2014 en 12:25 pm

  4. Carlos

    Gracias una vez mas por tus magnificas pinturas!! Que calidad de trabajo y que buena observación.

    Feliz Navidad y un 2015 lleno de salud.

    Carlos

    23 diciembre, 2014 en 11:09 pm

    • Gracias Carlos. Si tuviera más tiempo para heces estas cosillas…
      Felices Fiestas para ti también… y que el arte nos acompañe.
      Abrazos
      Potri

      24 diciembre, 2014 en 12:27 pm

  5. Estas tonalidades luminosas de los reflejos del agua le dan mucho realismo a esta pintura.Lógicamente cuando uno entra en conexión con uno mismo es cuando salen este tipo de reflexiones,esto ayuda a tener concentración para la realización de las hobras, además irónicamente al conectarse con la naturaleza uno deja de sentirse solo, de ahí supongo, que hables de “gente” cuando te refieres a los animales.

    25 diciembre, 2014 en 9:19 pm

    • Más o menos así lo siento, y cuando digo “gente” lo equipara a individuos como tú y yo… con su vida por vivir.
      Gracias Marc, me alegra que te guste.
      Abrazos
      Potri

      27 diciembre, 2014 en 12:51 pm

  6. Arturo.

    Precioso trabajo, Antonio. Aprovecho para desearte un Feliz 2015.
    Abrazos.

    30 diciembre, 2014 en 7:19 pm

    • Gracias Arturo, te deseo lo mejor para el 2015.
      Abrazos
      Potri
      PD: No sé si te llegó la información que te mande sobre la feria de Monfragüe. Si estás interesado ponte en contacto conmigo.

      30 diciembre, 2014 en 7:44 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s