Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

La relatividad del tiempo.

De un tiempo a esta parte vengo notando como el tiempo transcurre aparentemente más deprisa. ¿No será que el universo en su acelerada expansión comprime el tiempo para compensar? ¿O es que alguna divinidad, cansada de la eternidad, ha trucado la velocidad del minutero? ¿Es obligado el tiempo para existencia de la vida? Que sensación más absurda sentirse condicionado por el transcurso del tiempo. Y me diréis: son cosas de la edad. Vale, pero de poco me sirve. Todo esto viene al caso, debido a que por más que me acelero no lo logro ralentizar y, la capacidad de realizar o consumar tareas se ve mermada con la consiguiente frustración. Aún así me gusta jugar con el paso del tiempo, a pesar de sacrificar las ilusiones depositadas en las vivencias irrealizables… por cuestión de tiempo.

Las ilustraciones que muestro en esta entrada, forman parte de mi pequeña sección “Detectives de Campo” de la revista Pandilla, que edita WWF España y enfocada a gente menuda. En esta ocasión, dedicada a como acercarse y observar lagartos y lagartijas.

Perdón por lo breve… pero es que el tiempo apremia.

AcercarseLagarto ocelado2Con el reflejo del sol

Anuncios

12 comentarios

  1. Es que para eso sirve el transcurso del tiempo,para tomar conciencia de que estamos muy limitados,y obligados a escoger lo que nos importa de verdad de lo que no es tan importante ;si nó nunca tomariamos ninguna determinación por que no tendriamos nunca límites; lógicamente todos tenemos sueños e ilusiones pero uno no puede hir corriendo detrás de ellos para conseguirlos, y es que entonces uno no vive!! ,ya lo dicen, “vísteme despácio que tengo prisa” pero, y ahún así, todo lo que uno consigue és impermanente, por eso intento vivir al máximo en todo lo que hago, COSA QUE NO ES NADA FACIL!!.Prefiero hir despacio,eso me permite concentrarme mejor y entonces és cuando no se me escapa ningún detalle y és cuando hirónicamente el transcurso del tiempo pierde su influencia, pierde su sentido,esto yo lo noto especialmente cuando estoy en plena naturaleza o quando estoy pintando, entonces és:” EL MOMENTO DEL NO TIEMPO”, todo se para, todo el sentido unidireccional del tiempo y de la história que nos hemos tragado de la sociedad desaparece.

    29 junio, 2013 en 7:01 pm

    • Marc, coincido contigo. Cuando dibujo del natural, es cuando me da la sensación que el tiempo se ralentiza.
      Abrazos
      Potri

      1 julio, 2013 en 8:56 am

  2. FERNANDO

    ¡Vaya ilustraciones! Por impactante quizá la primera con los ojos del niño es la que más me llama la atención. En todo caso muy buenas las tres.

    Yo creo que la percepción del tiempo cambia con la edad. Cuando era pequeño y no tenía conciencia clara de qué iba esto de la vida, simplemente vivía y el tiempo se estiraba como cuando me sacaba el chicle de la boca y lo sujetaba con los dientes. Luego, en plena juventud, todo era acción, nuevos descubrimientos y viví lo que viví con intensidad y con la vitalidad propia de la edad. Ahora, madurísimo, quiero volver a desatarme las ataduras del tiempo (tener tiempo, no tener tiempo) para liberarme y volver a vivir con intensidad lo cotidiano y lo no cotidiano. Dos cositas: no perder el asombro y tenerlo presente: es asombroso estar vivo, una hoja, el perro, la gente, tu dibujo. Y además, no caer en la rutina. La rutina, per se, acaba con la vida, nos comprime el tiempo y nos conduce a expresar estupideces como “a ver cuándo llega el sábado”. Y una tercera, la sensación de agradecimiento por seguir por aquí y por lo poco o lo mucho de que disponemos.

    Un saludo.

    30 junio, 2013 en 5:54 am

    • Fernando, yo también intento aplicar estas y otras premisas que comentas para “estirar” el tiempo, pero me niego a aceptar su percepción con la excusa de la edad, y puede que inexorablemente sea así. Como diría aquel: “En esta vida, todos los segundos hieren… y el último mata”.
      Gracias por tu aportación
      Gracias
      Potri

      1 julio, 2013 en 9:04 am

  3. Maduramos, y llega un momento en que piensas :”Joder, con un poco de suerte estoy en la mitad de mi vida” y todo se te agolpa, quieres abarcar mil proyectos, mil obras, mil vidas…Pero luego te das cuentas que solo tienes una y la debes vivir lo mas despacio que puedas, pues se acaba. En eso he tenido suerte, tengo a mi lado una mujer que siempre sabe como ralentizar mi falta de tiempo para todo.
    Un saludo desde Ecija, y no hay nada como divulgar la naturaleza para los niños, ellos no tienen en cuenta el tiempo que dedican a mirar una lagartija. Deberíamos aprender de ellos.

    30 junio, 2013 en 9:19 am

    • Pablo, yo también tengo quién me tira del ramal para frenarme cuando me acelero. Puede que esa aceleración en la cadencia del tiempo tenga alguna razón de ser que todavía no hemos descubierto.
      Yo sigo disfrutando como un niño con ciertas cosas.
      Abrazos
      Potri

      1 julio, 2013 en 10:02 am

  4. La tercera ilustración me encanta.
    Yo trato de detener el tiempo a mi manera y desde que cumplí 40 años pienso que estoy en la mitad de mi vida. Ahora tengo 45 y sigo pensando lo mismo así que de alguna manera y por una temporada he vencido al paso de los años y su deprimente camino hacia el fin.
    Saludos

    30 junio, 2013 en 4:54 pm

  5. Ernesto, yo no me quejo de llegar a cierta edad; lo que no termino de asumir es la prisa que se da el tiempo… y a medida que creces más. Habrá que aplicar el dicho ese de que la vido no hay que alargarla… hay que ensancharla.
    Gracias por tu comentario.
    Abrazos
    Potri

    1 julio, 2013 en 10:08 am

  6. holla Ojea, concordo contigo quando dizes que o tempo passa muito depressa…
    me gusta teu trabalho, un abrazo
    Nélia

    13 julio, 2013 en 3:27 pm

    • Gracias Nélia, es un placer verte por aquí.
      Es más la sensación, que la velocidad del tiempo en sí. Hay que dar a “pause” de vez en cuando.
      Abrazos
      Potri

      15 julio, 2013 en 8:43 am

  7. Hola Ojea, me encanta leerte, no dejes de escribir, ni de pintar, eres como un soplo de aire fresco en la mañana, abro mi ventana y siempre estás ahí, muchas gracias por todo.

    Buen día Antonio! 🙂

    9 agosto, 2013 en 7:29 am

    • Gracias Mary, intentaré no desfallecer y que el aire fresco siga llegando a tu ventana… si no, mi esfuerzo sería vano.
      Abrazos
      Potri

      9 agosto, 2013 en 9:27 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s