Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Una de cal… y dos de arena.

Durante los pasados días, he sacado ratos para dar color a esas acuarelas que rondaban en mi cabeza. Incluso algunas esperaban pacientes marcadas a lápiz, como comentaba en entradas anteriores. El resultado ha sido desigual, incluso algunas repetidas en varias ocasiones, han terminado hechas pedazos en la papelera o para pruebas de color. No importa. En ocasiones es más que aconsejable pasar por estos trances. Sirven como experiencia con la técnica y muestran el camino correcto a seguir. Romper una acuarela a medio hacer, es un acto de liberación y un nuevo punto de inflexión. Pintar, presionado por los nuevos proyectos y tareas que también se agolpan esperando turno, tampoco ayuda.

Al final, me quedo con las acuarelas que me han dado satisfacción, y  han salido airosas de la masacre; como las mostradas a continuación. Pero lo que más temo… es que pase demasiado tiempo hasta volvernos a reencontrar.

Buitre negro-Madre e hijoCigüeñas negras en nido

Anuncios

12 comentarios

  1. Ojea os abutre-negross estão fantásticos… mas fiquei sem palavras com a aguarela da Cegonha-negra! Maravilha!!

    2 abril, 2013 en 8:42 pm

    • Gracias Paulo, aunque la foto de la obra no la hace justicia.
      Me alegra que te guste.
      Abrazos
      Potri

      3 abril, 2013 en 2:51 pm

  2. FERNANDO

    Son preciosas las acuarelas. Se han salvado. A veces, sobrepasada la primera impresión y dejando pasar el tiempo, nos sorprende aquella actitud nuestra hacia la pintura, tan crítica. Otras veces ocurre lo contrario: nos aburre aquella pintura que en su momento nos pareció superior. Así parece ser.
    Saludos.

    2 abril, 2013 en 9:01 pm

    • Fernando, tal y como lo cuentas. Es una sensación que me ocurre muy a menudo y me da una rabia infinita por no seguir un criterio fijo. Lo de romper una obra que no satisface, impide poder contemplarla con el tiempo y ya no sirven arrepentimientos. Imagino te sucederá lo mismo.
      Gracias por tu comentario
      Abrazos
      Potri

      3 abril, 2013 en 2:57 pm

  3. Rita Nora Niero Salviato

    Muchas gracias.Mi gran inquietud eran los somormujos lavancos y las abejas. Tambin el resto de la naturaleza qued finamente eternizada en los dibujos y pinturas.

    2 abril, 2013 en 9:23 pm

    • Gracias a ti Rita por asomarte por aquí y dejar huella. Los somormujo son sin duda unas aves muy “fotogénicas”.
      Celebro que guste.
      Abrazos
      Potri

      3 abril, 2013 en 3:01 pm

  4. Arturo.

    Muy bonitos Antonio. La perspectiva de los buitres me gusta; pero las cigueñas negras, me encantan.
    Un abrazo.

    3 abril, 2013 en 9:23 am

    • Gracias Arturo, viniendo de un gran artista como tú, es todo un halago. En principio la composición de los buitres era de tres, pero me parecía un poco forzada. La acuarela de las negras tiene matices que se han perdido al hacer con prisa la foto.
      Un fuerte abrazo
      Potri

      3 abril, 2013 en 3:07 pm

  5. Pues vaya 2 de arena!! Me gusta muchísimo mas la acuarela de las cigüeñas negras, con ese entorno fantástico, esas texturas tan bien conseguidas, y una luz muy buena. Casi es como estar allí en ese momento. Los plumajes de las cigüeñas los bordas Antonio, no me canso de verlos en tus trabajos.
    Un abrazo

    5 abril, 2013 en 10:56 am

    • Gracias Senci. El escaneado rápido que hice, sale un poco “quemada”… las prisas.
      Esa es la luz de la mañana en la Portilla del Tiétar. Es fácil caer en dar demasiadas iridiscencia al plumaje. En la realidad no suelen ser tan exagerados y solo en ciertas condiciones de luz o dependiendo del desgaste de las plumas. Cuando veo algunas fotos un “poco” subidas de saturación, me chirrían un poco.
      Por cierto, sigo teniendo problemas para dejar comentarios en tu blog… y últimamente más. Se ve que tu blog todavía no me reconoce.
      Abrazos
      Potri

      6 abril, 2013 en 7:51 pm

  6. Hola Potri, para que hablar de las que no han pasado la criba. Aunque como dice Fernando algunas veces cuando las ves con el tiempo, hasta te gustan. Casi todos coincidimos en las cigüeñas y aunque el colorido de estas las bordas, me encanta la trama del nido. Saludos desde Écija.

    6 abril, 2013 en 5:35 pm

    • Pablo, de las de la papelera mejor no hablamos. Aunque con alguna puede que lo vuelva a intentar. El tiempo lo cura todo… se te pasa hasta el disgusto. El nido me ha dado más trabajo que todo el resto. No sabía ni por que rama andaba.
      Abrazos
      Potri

      6 abril, 2013 en 7:56 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s