Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Bocetos de arranque… bocetos en el limbo.

En la pasada edición de FIO llevé para mostrar, algunos de mis cuadernos de bocetos de campo (“fieldsketches” para los amigos), con enorme aceptación por los que saben del valor de este tipo de trabajos. Mientras pasaba las hojas, aparecían intercalados esos bocetos que ya en una entrada anterior calificaba de “calentamiento” o “arranque” y, que en la mayoría de las ocasiones no suelo mostrar en el blog. Algunos quedan dispersos por el cuaderno, aveces sin firmar ni fechar, como en una especie de limbo en el mejor de los casos, o cuando no, terminan en la papelera o para encender la estufa. Otros de estos bocetos terminan formando parte de los “proscritos” del cuaderno, después de una sesión de campo frustrada por la inesperada aparición de un transeúnte, un ganadero que busca charlar… o directamente,  porque ese día no tocaba.

Prometía dedicar una entrada a estos bocetos; pero sobre todo a esos de calentamiento, que suelen sentir el calor de las llamas más que los otros, y vistos con el tiempo, no me parecen tan indignos como para sufrir tal humillación.

Imagino que cada artista inicia de forma particular, sus sesiones de dibujos o pinturas de campo. Los habrá que comiencen directamente con la obra, o tomándose el tiempo que consideren oportuno observando el motivo. Yo en mi caso, y sobre todo si se trata de trabajar con animales que generalmente están en movimiento o cambian de postura a menudo, suelo “arrancar” con esbozos rápidos buscando esa coordinación entre ojo- cerebro-mano, para conseguir una  soltura optima en el trazo. No siempre es necesario y, en ocasiones, ya notas esa soltura desde el principio. En otras, no lo consigues en toda la sesión, pero generalmente una hoja de bocetos de arranque es suficiente. A veces el cerebro se muestra perezoso y tiende a olvidar las habilidades adquiridas, y mantenerlo en plena forma requiere de estos y otros ejercicios ( como no mirar al papel mientras se dibuja), que pueden practicarse siempre que la ocasión lo permita. Por ejemplo: la mayoría de los bocetos de paseriformes que muestro a continuación, están realizados a “ratos perdidos” en mi pequeño terruño, cuando las labores agrícolas no son de obligado cumplimiento. … Y si tienes un comedero abarrotado de pájaros delante de la casa, la tentación se hace irresistible. Notaréis diferencias en los trazos al tratarse de lugares, momentos o situaciones diferentes, dando distinto resultado a la sesión.

Nota del autor: Esta entrada está dedicada a Paulo Alves, por el interés demostrado en este tipo de bocetos.

Martín pescadorCerceta comúnCuervoZorzal charloCollalba gris juvGrullaPapamoscas cerrojillo-OropéndolaEspátulaGrullasCurruca capirotada-MirloPinzón común-PicogordoVerderón-Pinzón común-PetirrojoCarbonero-PicogordoPetirrojo-Pinzón común-Escribano montesinoPapamoscas gris-P. cerrojilloBuitre leonadoCiervo volante

Anuncios

8 comentarios

  1. Olá Ojea. Obrigado pela dedicatória!

    O que mais me agrada nestes esboços são a sua espontaniedade. Não te preocupas com o resultado final e isso nota-se no traço do lápis.

    Estes esboços têm tanto valor quanto os outros.

    Abraço!
    Paulo Alves

    8 marzo, 2013 en 11:14 am

    • Paulo, gracias a ti por este comentario y por el interés demostrado.
      Sin duda estos bocetos tienen mucho valor, sobre todo el sentimental, al tratarse de momentos vividos y el recuerdo que acompaña.
      Abrazos
      Potri

      8 marzo, 2013 en 12:43 pm

  2. FERNANDO

    Da gusto saber cómo resuelve cada uno el asunto de plasmar en el papel lo que vemos. Cerebros y manos diferentes. Es verdad que para quien dibuja el dibujo tiene mucha más información que para el que sólo lo mira.
    Saludos. Fernando

    8 marzo, 2013 en 3:53 pm

    • Fernando, es cierto que un boceto esconde más información de la que aparenta para los que solo lo miran. Incluso más allá de los trazos, y no solo por la información propia de la técnica o del motivo; se vela una parte de nosotros mismos y la interpretación traducida a dibujo de lo que nos rodea.
      Gracias por tu comentario y tu apreciación.
      Abrazos
      Potri

      9 marzo, 2013 en 12:13 pm

  3. Potri , los encuentro interesantisimos, pues, como dices, algunos se encuentran mas trabajados u otros mas sueltos. Para mi ese concepto de cerebro-mano es algo que aun no concibo, no por que no lo entienda, sino por que no he tenido la oportunidad de probarlo. Ver estos bocetos a los que poco a poco nos iniciamos en esta pasión, es un lujo. Saludos desde Ecija.

    9 marzo, 2013 en 4:06 pm

    • Pablo, la sincronía ojo-cerebro-mano, lo practicas a diario. De lo que se trata es de “focalizar” esa conexión dentro de una actividad concreta; en este caso el dibujo. Poner a prueba tus capacidades o habilidad con ciertos ejercicios que pueden aparentar no servir para nada, pone en relieve esa relación y los resultados, cuando menos, curiosos.
      Abrazos
      Potri

      11 marzo, 2013 en 9:37 am

  4. Joder Antonio, para ser bocetos de arranque no veas la calidad que tienen. Que soltura con los paseriformes… y es que da gusto ver esos trazos limpios y esos escorzos perfectos. Me gustan muchísimo… quizás mas que los apuntes mas elaborados. Me quedo con la lámina del picogordo y ese zorzal que parece que está a punto de echar a volar. Cuanto se puede expresar sólo con el lápiz!!! De paso agradecer a Paulo que se interesara por este tipo de apuntes… porque sino, lo mismo el resto ni los vemos 🙂
    UN abrazo!

    12 marzo, 2013 en 7:32 am

    • El problema de los paseriformes es que suelen moverse constantemente, aunque en el caso del picogordo, cuando está en el comedero aguanta mejor la pose, y te permite trabajar más cómodo. El zorzal lo realicé después de darse un baño. Se agazapaba mosqueado por el movimiento del teles que asomaba por la tronera de mi hide. Lo hice para calentar mientras esperaba a las negras que no aparecieron en toda la mañana, con lo cual, me volví a casa solo con él.
      A mí también me gusta especialmente la expresividad del lápiz en su desnudez.
      Gracias por el comentario, Senci.
      Abrazos
      Potri

      12 marzo, 2013 en 9:38 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s