Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Cogiendo vicio

El calor de la estufa de leña dentro de la casa y la gélida brisa del exterior, hacía al domingo un día poco apetecible para salir a dibujar. Solo cuando el sol estaba más alto, no pude resistirme y salí a ver si caía algún boceto. Después de varios esbozos y, viendo que a salto de mata no sabe uno donde apuntar con el telescopio con tanto pájaro inquieto, decidí echar algo en el comedero y colgar algunos cacahuetes para apuntar a seguro. No era la hora de la comida, pero con el silbido de llamada no tardaron en aparecer trepadores, carboneros, herrerillos, pinzones y demás cohabitantes. Me entretuve con los trepadores, esos que son los primeros en aparecer y los que suelen hacerse los dueños de la comida que defienden con bravura. Suelen aparecer tres o cuatro ejemplares distintos, de la pareja que tiene territorio a la parte oeste y los otros de la este, teniendo también acaloradas discusiones sobre quién llegó primero. El otro oficio es ir llevándose toda la comida a los “yunques despensas” en un frenético ir y venir. Luego toca meterle mano a los cacahuetes colgados, y a estos para sacar la comida hay que trabajárselo. Verlos colgados de las ristras es todo un espectáculo de posturas inverosímiles.

Mirlo-Herrerillo-Mito

Trepador-CarboneroDesde casaPor la tarde aproveche la presencia de un grupo de lúganos alimentándose en los madroños de la parte trasera de la casa. A estos tampoco se le dan mal las posturas acrobáticas, desesperando hasta al más paciente en su busca entre los ramones cargados de madroñas. También se posan en el suelo para comer de los frutos caidos, no su pulpa, si no las diminutas semillas de su interior. A estos me gustaría echarles alguna sesión más.

Lúgano

Hoy lunes a última hora de la tarde me acerqué a ver por donde andaban las grullas de El Rincón. Nada más llegar descubro que un grupo numeroso estaban comiendo en lo que era el maizal… claro, lo habían arado estos días atrás dejando al descubierto granos caídos de la siega que pasaron desapercibidos en la primera batida… el rebusco del rebusco. Y como no puede ser de otra forma, y para irnos conociendo, lo primero unos retratos y cuando nos cojamos confianza… ya veremos. Como cambian los rasgos de unos ejemplares a otros.

Esto de salir tan a menudo a dibujar al campo, me está empezando a preocupar… no le estaré cogiendo vicio?  Ya verás cuando la ocasión no se preste, las fiebres, convulsiones y delirios que voy a padecer…

Grulla-retratoGrulla-retrato2

Anuncios

6 comentarios

  1. Ojala fueran así todos los vicios. Estupendo el ultimo y me ha llamado la atención de manera especial los apuntes del mito. Saludos desde Ecija.

    4 diciembre, 2012 en 7:23 am

    • Pablo, lo malo de los vicios son los “síndromes de abstinencia”. Durante un rato tuve un grupo de mitos a mi alrededor… y ninguno quieto. Las grullas, son asustadizas pero se dejan hacer.
      Abrazos
      Potri

      4 diciembre, 2012 en 6:51 pm

  2. Aprovecha mientras puedas Antonio!! Yo me he quedado sin telescopio temporalmente y andaré con temblores y ansiedad continua hasta que lo recupere. Los apuntes de los paseriformes muy buenos, especialmente me gustan los de los trepadores. Sin embargo esos retratos de grullas son una pasada. Tienen una mirada alucinante, muy bien captada. Un abrazote

    4 diciembre, 2012 en 7:30 am

    • Aprovechar, eso es lo que estoy haciendo… mientras pueda. No todo van a ser orgasmos. Lo de tu teles, es mala noticia… espero que te sea leve. Los trepadores, aunque inquietos, siempre suelen salir “fotogénicos” en los bocetos. Es gracioso verlos colgados, pero menos elegantes que carboneros o herrerillos. Quizá los bocetos de las grullas pequen de ojos un poco pequeños. Las estoy cogiendo el punto.
      Abrazos
      Potri

      4 diciembre, 2012 en 7:01 pm

  3. FERNANDO

    El dibujo es una de las mejores enfermedades que podemos padecer. Saludos. Los trepadores están fenomenal y la grulla atenta está clavada.
    Saludos.

    4 diciembre, 2012 en 8:45 am

    • Fernando, para mí el dibujo es una relación de amor-odio. Una simbiosis cainita, se alimenta de uno, y uno, encuentra alimento en él. Con la grulla seguiremos trabajando, esta temporada he decidido dedicarla sesiones especiales… a ver si sacamos una acuarela de las que a mí me gustan.
      Abrazos
      Potri

      4 diciembre, 2012 en 7:12 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s