Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Buitres

 

 

 

Durante días he hecho varias incursiones para ver las grullas, con la intención de pillarlas en una gran extensión de maíz segado a finales de verano. Todos los años nada más llegar se concentran a cientos rebuscando los granos que se escapan de la cosechadora desperdigándose por todo el suelo. Tenía incluso localizados varios puntos donde colocar el escondite para hacerlas alguna espera… previo madrugón claro. Ayer volví, y no había ninguna. Sé por otros años que estos granos “perdidos” les duran poco y, a la que te descuidas se los han comido todos y buscan otra fuente de alimentación. Otro año que se me pasa sin pillarlas en el maizal.

Me parecía pronto para que estuvieran metidas en la dehesa… un poco temprano para las bellotas. Aún así decidí internarme entre las encinas no sea que me hubiera equivocado. Al poco descubro con el rabillo del ojo, lo que parecía un pequeño rebaño de cabras, resultó ser una pandilla de buitres en una carroña. Orillo el coche en el camino a una distancia de respeto mutuo y me digo: “Potri, esta es la mía”. Un día precioso de otoño, la sierra como telón de fondo, la luz perfecta… y una mañana por delante. Del difunto apenas quedaban unos huesos, pellejos y otros despojos desparramados a discreción, a los que algunos no hacían ascos creándose momentos de tensión entre ellos. Poco apoco a poco fueron apareciendo más llegándose a juntar una docena de negros, más de cuarenta leonados y, un número indeterminado de milanos reales, cuervos y demás oportunistas. Los que no se disputaban los despojos eran los que habían disfrutado del festín en su inicio luciendo un buche a reventar y en un estado de embriaguez de carroña patente. Los recién llegados solían ser ejemplares jóvenes a los que les había llegado tarde el recado y se pegaban por cualquier cosa… solo por mirarse mal. Ay la juventud. Poco a poco se fueron marchando y tocaba retirada.

Después de un rato observándolos me acomodo en los asientos traseros de mi “expres”, comenzando con mis habituales esbozos rápidos para ir calentando la sincronía.Al poco me entretengo algo más, e incluso me atrevo con un retrato a sabiendas que la distancia y el “zum” a tope difuminarían los detalles, incluso con la calidad de mi teles. Revisando el cuaderno al recoger, me doy cuenta que todos los dibujos son de negros menos un leonado… con la cantidad de gente que pululaba por allí. Espero no se lo tomen como un desprecio y no me lo tengan en cuenta en futuros encuentros.  En el estudio doy más carga de lápiz a algunos bocetos, ganando en detalles y acabados aún a pesar que pederían parte de la frescura inicial.

En ocasiones la vida que te rodea te regala con momentos de su cotidianidad.

 

Anuncios

14 comentarios

  1. Muy buenos e ilustrativos estos bocetos en los que podemos apreciar las diferencias entre el negro y el leonado. La naturaleza a veces nos regala con un momento de su vida, lo difícil para algunos es pararse a ver y apreciar ese momento. Saludos desde Ecija.

    21 noviembre, 2012 en 7:42 am

    • Cierto, Pablo, los que sabemos apreciar momentos de la vida que nos rodea somos afortunados. Lástima que a los leonados no les hiciera los bocetos que merecen.
      Me alegra que te gusten.
      Abrazos
      Potri

      22 noviembre, 2012 en 12:42 pm

  2. Geniales bocetos… entiendo que, aun sin querer, te centraras en los negros… independiéntemente de que sean más escasos me parecen más bonitos… magestuosos!!!

    Salu2!

    21 noviembre, 2012 en 9:08 am

    • Miguel, te aseguro que fue sin querer y no solo a los leonados, también a milanos, cuervos etc. Ocasiones como esta a salto de mata suelen darse pocas.
      Gracias por tu comentario.
      Abrazos
      Potri

      22 noviembre, 2012 en 12:46 pm

  3. Antonio, he estado desconectado del mundo bloguero porque ando preparando el curso de dibujo que tengo este fin de semana en Huelva. Geniales los bocetos de buitres. Que suerte poder pillar a los negros tan cerca!! Además has clavado algunas posturas dificilísimas… como cuando se acercan a la carroña dando saltos y con la cabeza baja. Una pasada de trabajo. Un abrazote!

    22 noviembre, 2012 en 12:19 pm

    • Senci, ya me tenías preocupado. Entiendo que los últimos preparativos del curso te tengan ocupado y espero que sea todo un éxito… ya nos contarás. Esos saltitos que comentas se me antojan esperpénticos. Los hacían sobre todo ejemplares jóvenes y algunos inmaduros, los adultos parecían ajenos.
      Espero que lo de salir al campo no lo tengas abandonado.
      Un fuerte abrazo
      Potri

      22 noviembre, 2012 en 12:54 pm

  4. JOSE Aº ESCOTE

    Magníficos dibujos Antonio, me gusta especialmante el primero, el leonado enmarcado en la inmensa espalda del negro, anunque el retrato del negro es una pasada, como siempre Antonio es un gustazo visitar tu blog, cada vez que veo una entrada nueva me tiro de cabeza… Saludos.

    22 noviembre, 2012 en 4:21 pm

    • Jose, ese contraste del leonado superpuesto sobre el negro me pareció una composición interesante. Así estaban mientras los dibujaba y es uno de esos bocetos que me gustaría pasar a limpio y colorear… el tiempo lo dirá. El retrato es de un ejemplar algo más mayor y se lo hice a él por permanecer más quieto que el resto.
      Celebro que te gusten, pero no te tires de cabeza… no es para tanto, que tu tampoco lo haces nada mal.
      Abrazos
      Potri

      23 noviembre, 2012 en 8:23 am

  5. Qué buenos Antonio!
    Estos apuntes tienen más vida que los documentales de las llanuras del Serengueti que tantas veces habremos visto.Coincido con Senci en lo difícil de pillarles el gesto mientras carroñean.
    Un abrazo y enhorabuena una vez más .

    23 noviembre, 2012 en 11:51 pm

  6. Juan Carlos, transcurridos varios días desde entonces, me arrepiento de no haber sacado más provecho del encuentro. Algunos bocetos más y algunos con color no habría estado nada mal. A lo echo, pecho. Espero que todo vaya bien por esos “barrios”.
    Abrazos
    Potri

    24 noviembre, 2012 en 10:44 am

  7. It is such a joy to see field work of this quality! What I would give to have an opportunity like that 🙂 Here in Norway, fieldwork will have to wait for four-five months…

    25 noviembre, 2012 en 12:58 pm

    • Øivind, these opportunities do not have all day. I don’t know if I could bear four or five months without field work. Mood, the months pass quickly. I am glad that you like my sketches.
      Abrazos
      Potri

      26 noviembre, 2012 en 11:56 am

  8. Algunos de los bocetos atípicos como en los que se acicalan, me parecen geniales Potri, sencillamente, son así !, … exactamente así .. no se como lo haces, pero admiro la capacidad que tienes para captar esa chispa .. Un abrazo.

    27 noviembre, 2012 en 12:30 pm

    • Francis, suelo empezar los bocetos con la postura del egipcio, pero reconozco que tengo debilidad por esas posturas atípicas. No siempre aparece esa chispa.
      Gracias por tu comentario, que viniendo de ti, tiene un gran valor.
      Un fuerte abrazo
      Potri

      27 noviembre, 2012 en 3:19 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s