Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Un domingo de primavera

Bueno, pues parece que no solo hay que buscar tiempo para salir al campo a dibujar, si no que también es necesario para volcar al blog el trabajo realizado  Convencido que un mínimo de redacción es obligada para situar la acción en un contexto y, a pesar de no considerarme suelto con el verbo, al final hay que echarle un rato.

El domingo lo pasamos en nuestro pequeño terruño, decididos a que el tiempo transcurriera con lentitud y salvo pequeñas labores en el jardín y el huerto, yo dediqué de forma intermitente a hacer rápidos bocetos a algunos de mis queridos cohabitantes. Los primeros los papamoscas cerrojillos, que este año han tardado casi un mes más en llegar. Hemos pasado de una primera pareja inicial a posiblemente la existencia de cinco machos, uno de los cuales tiene el dorso gris pizarra oscuro en vez de negro. Verlos disputarse el territorio es todo un espectáculo y, a pesar de haber colgado mas nidales este año, parecen no ser suficientes. Habrá que extender la superficie con más para la próxima campaña.

Unos chaparrones primaverales me obligaron a buscar resguardo y decidí acomodarme en la ventana de la que será mi futuro estudio, desde donde domino un amplio campo de visión. El calor de la estufa de leña también se agradecía. En la foto de la vista desde la ventana puede verse al fondo a la derecha el embalse de Rosarito.

Poco tardaron en aparecer en escena mucha de la gente con la que comparto espacio. pinzones, herrerillos, una pareja de carboneros que no paraba de traer comida a sus pollos en un nidal colocado en el pequeño porche de la casa, picogordos afanados con las semillas aladas de los fresnos (a estos les tengo ganas), arrendajos, oropéndolas, cucos, rabilargos (a estos pandilleros ya les dedicaremos una entrada para ellos solitos), un azor que pasaba por aquí y un largo etcétera. El arrendajo se dejó hacer y, durante un largo rato parecía disfrutar de los chaparrones intermitentes posado en las ramas secas de un castaño, ahuecándose y acicalándose el plumaje. A partir de media tarde salió tímidamente el sol y se dejaron ver algunas rapaces más: buitres negros y leonados volando bajo, un halcón peregrino con algo negro en las patas (mirlo o estornino?) las calzadas del séptimo piso, ratoneros y una pareja de abejeros, que de vez en cuando, me hacen unos socavones buscando lo que aquí llaman “avispas terreras”. Un boceto más a uno de los cerrojillos fue la guinda del día.

Anuncios

5 comentarios

  1. Qué lujo poder contar con tus apuntes, dibujos y comentarios. Hay que ver la rapidez de mano que tienes para tomar los bocetos, es algo que no deja de sorprenderme. Enhorabuena

    25 mayo, 2012 en 11:46 am

  2. Gracias Juan, como con cualquier otra habilidad, es cuestión de cultivarla y de mucha, mucha práctica. A mí a veces también me sorprende… otras me decepciona. Me alegra que te gusten y no dejes de asomarte por aquí.
    Abrazos
    Potri

    25 mayo, 2012 en 12:03 pm

  3. Fantásticos bocetos. Por cierto tu texto también buenísimo.
    Pd. Vaya envidia de lugar

    25 mayo, 2012 en 12:19 pm

  4. Vaya tela Antonio!
    Es increible cómo “abocetas”.No se cómo puedes dibujar un azor en vuelo sin hacer trazos “falsos” de guía para encajar la silueta.Chapeaux por todos los apuntes,en especial por el segundo que me deja ansioso por el especial rabilargos (sin chiste por favor ,aunque ¿crees que como a la polla de agua también a este le cambiarán el nombre algún día?).
    De la entrada anterior me impresionaron los milanos y ,sobre todo el contraluz del último buitrón.

    Un abrazo,
    Juan Carlos

    25 mayo, 2012 en 8:00 pm

  5. Rincon, espero no confundirme, pero creo que donde tu vives también es envidiable. Siempre me he considerado un mal escritor y regular narrador. Por lo que he podido ver también llevas en tus venas el veneno de la pintura.
    Juan Carlos, sí recurro a los trazos “falsos”, lo que ocurre es que apenas se aprecian y en ocasiones hago tantos, que no sé cual es el bueno. Yo a la polla de agua la sigo llamando igual; como a otras especies a las que la han cambiado el nombre… pese a quien pese.
    Gracias por vuestros comentarios.
    Abrazos
    Potri

    26 mayo, 2012 en 3:30 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s