Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Cuaderno de campo contento

Mi cuaderno de campo lleva unos días contento. Durante tres días consecutivos hemos salido al campo a ver pájaros y a dibujar. Se que a mi cuaderno le gusta que le hagan cosquillas con el lápiz, y más, cuando nuestra relación llega al clímax. Esos momentos de trance en los que parece que todo fluya y los bocetos llenan una página tras otra. A diferencia de otras veces, me encontraba suelto con el trazo y, no por un empeño especial. Nunca termino de sacar las acuarelas a pesar de llevarlas siempre. Envidio a aquellos que las desenfundan con rapidez; aunque es cierto que me encuentro cómodo trabajando solo con el lápiz para captar con rapidez poses y detalles. Dar color entretiene demasiado. Ya estoy en el estudio coloreando casi a diario.

Los dos primeros días me aposté a orillas del Rosarito, que por estas fechas tiene mucho movimiento de patos en su subida hacia el norte. ánades rabudos, silbones, frisos, cercetas comunes, azulones y cucharas principalmente. A los rabudos les tenia ganas, por lo que les dediqué más tiempo la mañana del primer día. Quizá uno de los patos que más me gustan por llevar la elegancia con estilo. Por la tarde tocaba cercetas al no acercarse lo suficiente los del rabo largo. Y es que agazaparse en la orilla tapado parcialmente por una pequeña red y cuatro palos no da confianza a todo el mundo. De interés: el paso en vuelo de un trío de tarros canelos emitiendo su afónico reclamo.

La mañana del segundo día preferí montar mi escondite de tela. Amortigua el frío de la helada y los pájaros se confían más. Las cecetas fueron las primeras en acercarse y, en grupos compactos, no paraban de filtrar el agua de las orillas como si no hubiera tiempo que perder, y sin apenas despegar el pico del fango. En dos ocasiones levantaron un vuelo corto para echarse aguas adentro espantadas por el paso de una enorme hembra de halcón peregrino. Después de esto, un grupito estuvo sesteando un rato, para luego volver a la faena. A última hora empezaban a acercarse los rabudos y un nutrido grupo de grullas… cuando ya casi tocaba recoger. Un par de hojas de bocetos no es mucho, pero me pareció suficiente y más por el buen rato pasado.

El tercer día, lo pasamos tranquilos en nuestro terruño y, después de dar de comer a los pequeños vecinos alados, decidí echar un rato con ellos y hacer algún boceto. En esta ocasión apetecían trazos rápidos, despreocupados y sin ninguna pretensión de afinar en formas o detalles… solo por el disfrute. Queda poco para clausurar los comederos. Los pájaros ya llevan varios días muy nerviosos, y eso que reparto la comida por diferentes puntos para evitar riñas entre ellos. Síntoma de que la primavera se acerca. Hay que espaciar los aportes de comida y no quitárselo de golpe, sobre todo a los granívoros, que son los que ahora más dependencia tienen. Espero poder dibujarlos otro día, antes de dar por concluida la temporada de comederos.

Este es uno de los trepadores impacientes que no pueden esperar a que termine de servir la comida.

Anuncios

6 comentarios

  1. fernando

    Preciosos dibujos y magníficas pinturas las de este blog. Enhorabuena.

    21 febrero, 2012 en 9:14 pm

  2. Genial Ojea,
    Felicita a tu cuaderno de dibujo por tener a tan capaz propietario:)

    El fin de semana pasado estuve por Doñana… Cercetas y cucharras filtrando, algún rabudo… las mismas especies que en Rosarito
    Al ver tus dibujos de los filtradores he visto los que realicé… (aun me falta para tener tu maestría) también trabaje con grafito y luego le metí color en casa…. que no se… no termina de gustarme el resultado, pero bueno, esas cosas pasan.

    Un abrazo

    25 febrero, 2012 en 5:05 pm

  3. Gracias Fernando por tu comentario… se hace lo que se deja.
    Fran, estoy deseando ver esos bocetos que comentas, que seguro son fantásticos. Me gusta los apuntes a lápiz porque se aprecia el dibujo en su desnudez, aunque en ocasiones el color le da más “énfasis” a aspectos donde no llega el grafito. Felicitaré a mi cuaderno de tu parte.
    Abrazos
    Potri

    25 febrero, 2012 en 7:32 pm

  4. Al igual que tu cuaderno yo también estoy más contento que unas pascuas de ver tu productividad, tanto en los magistrales apuntes del cuaderno, como las exquisitas ilustraciones como las alucinantes pinturas. Me encantan especialmente esos cantos rodados y es que las rocas, sus formas, colores y texturas son una de mis (tantas) debilidades.
    Un abrazo, maestro.
    Lluís

    27 febrero, 2012 en 10:12 am

  5. No me extraña que el cuaderno esté contento, yo lo estaría con esta colección fantástica de apuntes. Me gusta como tratas el plumaje de las hembras de pato, con lo abigarrado y complicado que es, hay que hacer un ejercicio de abstracción para que quede bien a un tamaño pequeño. El rabudo con el cuello estirado es la caña. UN abrazo

    29 febrero, 2012 en 6:56 am

  6. Lluís, la productividad es menor de lo que me gustaría, pero es que también me debo a mis otras facetas de agropecuario y paseante. No todo va a ser pintar. Yo también tengo debilidad (entre otras) por las rocas.
    Senci, cuando aboceto especies de plumaje abigarrado, suelo simplemente marcar una muestra como inicio o lo que pueda retener en la memoria, quedando parte inacabada. El largo cuello del rabudo realza su elegancia.
    Gracias compañeros por los comentarios.
    Abrazos
    Potri

    29 febrero, 2012 en 12:08 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s