Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

A ratos perdidos

Durante los pasados días que algunos denominan Navidad, y que intento en lo posible ignorar muy a pesar de los compromisos familiares obligados, siendo la excusa perfecta hacer honor a mis otras facetas de agropecuario y paseante. Abstraerse con la poda de frutales, algunos de los cuales rondan el medio siglo de vida y a los que hay que dedicar, con su permiso, casi una jornada de tijera. Plantar los ajos y dar labor de invierno a la tierra. Contemplar, despojado de la obsesiva visión como naturalista, el paso de las grullas en vuelo en formación con dirección al dormidero. Pasear por el bosque alfombrado de hojas de robles y castaños que rodea a mi pequeño terruño. Atraer con el silbido de llamada a páridos y demás vecinos que; pipas, cacahuetes y otras delicias están sirviéndose en sus comederos habituales, arremolinándose a mi alrededor y quitándose la vez unos a otros. Estas cosas me producen un autismo temporal donde tiene cabida la especie humana aunque me avergüence con demasiada frecuencia de pertenecer a ella.

Por otro lado, y aprovechando ratos perdidos he podido realizar algunas pequeñas acuarelas. Sesiones cortas, más que nada para satisfacer mi enfermiza dependencia por la pintura, de la que creo nunca me podré deshacer, aún sabiendo que me da aliento a pesar que en ocasiones me atormente.

Anuncios

14 comentarios

  1. O vives en el paraíso o a ti te lo parece y lo vendes muy bien. Espero que” la enfermiza dependencia a la pintura” no tenga cura y podamos seguir disfrutando de estas preciosas acuarelas, como la de la pareja de lavanderas o pepitas como le llamamos en mi tierra. Saludos desde Ecija.

    10 enero, 2012 en 8:56 pm

  2. Francisco Guerra

    Bueno, bueno. Amigo Ojea, creo que lo que haces tiene muchísimo valor, aunque, como bien dices, “todo cuesta”. En fin, a mi me queda una cosa clara; estar cerca de la naturaleza, y saber darle forma para que otros sientan como la percibes, tal como tú lo haces, es saber donde se encuentra la felicidad, o gran parte de ella. 🙂 Gracias por compartir tu obra.

    10 enero, 2012 en 9:10 pm

  3. La capacidad para dejarse abducir por la naturaleza que nos rodea sólo la tienen unos pocos, para su disfrute, aunque a veces se sufra también por ella.
    Me gusta mucho el gesto de la lavandera y el cromatismo de la acuarela del pardillo, buff… qué pasada el pardillo!!!
    Un saludo

    10 enero, 2012 en 9:15 pm

  4. Pablo, a días vivo en el paraíso… a días en el infierno. Lo malo intento esconderlo debajo de la alfombra. No para que no lo vean, si no para no verlo yo. Lo que me fastidia a menudo es que mi vida gravite alrededor de la pintura y sea como un agujero negro que todo lo traga. Me alegra que te gusten mis pinturas y que puedas seguir disfrutándolas.
    Francisco, es cierto que me siento afortunado al vivir la naturaleza de cerca y a diario. A veces todo lo demás me sobra. Me satisface saber que algunas de mis sensaciones llegan a personas como tú.
    Albert, prefiero quedarme con los buenos momentos y que éstos difuminen los malos. La “abdución” que comentas; o se siente, o no se siente. Las lavanderas ha quedado simpáticas… el pardillo, un poco serio.

    Gracias por vuestros comentarios.
    Abrazos
    Potri

    11 enero, 2012 en 10:27 am

  5. Apreciado Antonio, bienvenidas sean estas primeras acuarelas del año, que reconfortan el espíritu a quienes seguimos tu trabajo. Me encanta especialmente la acuarela de las lavanderas y es que desde hace años tengo una relación especial con ellas.
    Abrazos
    Lluís

    11 enero, 2012 en 4:11 pm

  6. Pues geniales como siempre!!!
    UN ABRAZO

    11 enero, 2012 en 11:48 pm

  7. Apreciado Lluís, bienvenidos son también tus comentarios. Ver a las lavanderas moviéndose con agilidad entre las patas de las grullas mientras voltean los excrementos secos de las vacas y como rebuscan entre los restos, pequeños insectos, también tienen mucha gracia. Parecen garcillas siguiendo al ganado.
    Pedro, gracias por los halagos. Veo que tú también eres un apasionado de la pintura… y del Gos D´atura. Yo tuve una hembra que era como mi sombra. Me leía el pensamiento. Salíamos al campo a “pajarear” y a ver las nutrias… sabía más de bichos que yo. Nunca he tenido un perro más inteligente. En la primera entrada del blog, sale conmigo en la foto. Enhorabuena por tu trabajo.

    Abrazos
    Potri

    12 enero, 2012 en 6:59 pm

  8. Antonio, la acuarela del pardillo es muy muy buena. Y la de la pareja de lavanderas también me gusta mucho por lo sencilla que es… magníficamente resuelta con unos pocos trazos. Un abrazo

    13 enero, 2012 en 10:02 pm

  9. ¡Grande Antonio!
    Las lavanderas me parecen excepcionales.Has recogido dos gestos cotidianos de la especie que no se suelen ver pintados salvo en los casos de quien pinta del natural.
    Por la parte que me toca,me alegro de que pertenezcas a la raza humana,aunque a menudo sea avergonzante.

    Un abrazo,
    Juan Carlos

    14 enero, 2012 en 5:30 pm

  10. Senci, es cierto, el pardillo ha quedado “resultón”. Quizá sea porque es al que más tiempo pude dedicar… y es que las prisas no ayudan en estos casos. Sigo un poco decepcionado.
    Juan Carlos, la lavandera blanca es un pájaro común que no siempre se le hace el caso que merece. Son agradecidas para pintar con su diseño de color del blanco al negro con grises entre medias. Espero ver pronto una nueva entrada en tu blog.
    PD.; Sigo avergonzado.
    Gracias por vuestros comentarios.
    Abrazos
    Potri

    16 enero, 2012 en 9:30 am

  11. Francisco Hernández

    pues bendito veneno … lo de despojarse de la visión de naturalista, lo entiendo .. (creo que el resto también), .. a veces parece que lleva uno un traje, y nunca se lo quita, .. o al menos siempre lo ven a uno vestido igual .. pero bueno, no deja de ser eso, …. un traje ..

    por cierto, .. creo haber visto como una de las lavanderas, .. movía una patita ..

    18 enero, 2012 en 1:25 am

  12. Francis, sabía que me entenderíais, aunque creo que en ocasiones se trate de algo más que de un traje. Puede ser un fastidio ver casi siempre la naturaleza desde una misma perspectiva. Y efectivamente, una de las lavanderas esta rascándose el cogote. Tengo debilidad por las posturas de acicalamiento de las aves… graciosas y despreocupadas.
    Un fuerte abrazo
    Potri

    18 enero, 2012 en 9:25 am

  13. Juan Luis Alcalde

    Felicidades Antonio por esa frescura y transparencia en las acuarelas. Un abrazo. Juan Luis Alcalde

    19 enero, 2012 en 4:10 pm

  14. Gracias Juan Luis por tu comentario, pero últimamente estoy un poco desencantado con mis acuarelas. Te diré, ahora que nadie nos escucha que; de un tiempo a esta parte llevo rotas unas cuantas terminadas o a medio hacer, por no encontrarme satisfecho con ellas. De todas formas sé que esto va por rachas. Espero que las que tengo entre manos me puedan recompensar.
    Abrazos
    Potri

    19 enero, 2012 en 8:06 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s