Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Una de Nutrias

Durante esta semana y a ratos perdidos, he ido a visitar a mis queridas nutrias y… a intentar dibujarlas. Conviene antes de nada; conocer el sitio y saber por donde merodean para no estropear el factor sorpresa. Esto evita apariciones sorpresivas y  sustos innecesarios que luego ellas no perdonan, eludiendo así cualquier tipo de conversación. La primera mañana solo se dejó ver una, atareada marcando el territorio y, a la que apenas pude hacer un par de bocetos rápidos y temblorosos. Hay días que la mano no se encuentra a gusto.  Después de un rato de espera decidí retirarme, pues me di cuenta que la dirección del viento no favorecía. Después de una cagadita, se marchó río arriba. Un martín no paraba de pasar para asegurarse de salir en en el boceto.

La segunda mañana tuve más suerte. Entre unas piedras y en mi misma orilla una de ellas estaba afanada en la pesca. Se asomaba, nadaba al centro del río, cogía aire y se sumergía. Lo malo es que salía con su captura justo detrás de unas piedras donde se entretenía comiéndosela. La oía masticar y podía ver las ondas en el agua mientras lo hacía, pues no suelen salirse del agua completamente para comer. Al rato se asomaba y… otra vez a la faena. Era en esos momentos cuando podía observarla con un poco de tranquilidad y hacer algún boceto. Un par de zampullines chicos se dejaban llevar por la suave corriente mientras contemplaban con el cuello estirado como la nutria se comía un pez a pocos metros de ellos. Al pasar a mi lado ponían cara de: ” ¿pero tu has visto eso?”. Una pareja de milanos reales volaban cerca apoyados en una térmica.  Al rato la nutria dejó de salir y di por concluida la sesión.

Esta misma tarde me he acercado para ver sus salidas con las últimas horas del día. Buscaba ubicación río abajo donde tiene el territorio otra nutria y al poco de llegar, descubro agazapada entre unas piedras una joven grulla que aparentaba estar herida. Después de una foto rápida al llevar la cámara en ristre; tocaba quitarse la zamarra, echársela encima y salir corriendo a hacer las llamadas pertinentes para que vengan a recogerla los agentes de Seprona cuanto antes. El ala derecha rota, no se si por disparo o por colisión… mal asunto. Al menos que pueda tener una segunda oportunidad.

Espero volver para ver las nutrias y no encontrarme con episodios como estos.

Anuncios

5 comentarios

  1. DOUGALIS PASCHALIS

    Once again a beautiful selection of excellent field work!
    How much I wish to join you there in such a beautiful place!

    Un Abrazo,

    Paschalis

    4 diciembre, 2011 en 1:35 pm

  2. La nutria es un animal difícil de dibujar en estado salvaje. No permanecen quietas el rato suficiente, pero repiten algunas posturas muy a menudo, lo que permite hacer algún boceto.
    Soy un afortunado por vivir en una comarca que es un paraíso, aunque hay personas que se empeñen en estropearlo.
    Gracias Paschalis por tu comentario.
    Abrazos
    Potri

    5 diciembre, 2011 en 9:43 am

  3. vaya pasada de apuntes Antonio. Con los difícil que es dibujar un mamífero con la cantidad de volúmenes que tienen. Esa cabeza aplastada de la nutria te ha quedado espectacular, y la pose “cagando” de espaldas es tremenda también. Me ha encantado el comentario sobre el martín pescador… a veces los bichos parece que quieren ser retratados eh? 🙂 UN abrazo

    7 diciembre, 2011 en 8:56 am

  4. Como siempre fantástico relato y mejores dibujos, muestra de salidas anheladas… También esplendido el trabajo acabado de la lavandera capturando en vuelo un insecto, del post anterior.
    Enhorabuena por las conversaciones lutrenses…

    Y esperemos que tan bellas criaturas en situaciones tan desagradables encuentren siempre a tan responsable rescatador.

    Un abrazo

    8 diciembre, 2011 en 6:00 pm

  5. Senci, si pasa a menudo que esperando a algún bicho que no aparece, se te ponen a huevo otros con un interés especial para que los dibujes. Y como suelo decir: ” yo a un martín nunca le digo que no”.
    Fran, las conversaciones con las nutrias son de lo más entretenidas… cuando se dejan. Ultimamente no suelo rescatar animales heridos. Lo paso mal. Pero en esta ocasión, como en otras, el animal estaba muy entero y merecía la pena intentarlo.
    Gracias por vuestros comentarios compañeros.
    Abrazos
    Potri

    9 diciembre, 2011 en 5:34 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s