Pintor de Naturaleza, agropecuario y paseante. ojeapotri@gmail.com 920382395

Probando suerte

Durante esta semana, he podido escaparme un par de veces aprovechando los “recreos” para ver por donde anda la gente en Rosarito. Interesante; un par de flamencos, una cigüeña negra, una garceta grande y una espátula joven volando con un sedal colgando de sus patas… mal asunto. En una de estas salidas, al volver al coche veo río abajo un grupo de unas veinte espátulas, garcetas, alguna negra y gente asidua como garzas, cormoranes y limícolas varios. Una zona estrecha del reculaje, días atrás  inundada y que al bajar el nivel, dejaba al descubierto unos limos muy apetecibles para las “patilargas”. El lugar ideal para probar suerte esperando que las negras se pusieran a “huevo”, y más, después de los fracasos en anteriores intentos. Sabía que los flamencos no iban a entrar por ser un espacio poco abierto. No es por hacerles ascos, pero es que mi  enfermiza obsesión por las negras podía más y eso que los del pico doblado, no son frecuente por estos lares.

El viernes tocaba madrugón y antes que amaneciera, ya estaba preparado y ansioso dentro de mi escondite.

Al poco rato, intuía el chapoteo de unos azulones, reclamos estridentes de archibebes, andarríos y una garza con tos.

Clareaba y, de repente un nutrido grupo de garcetas y un precioso macho de cigüeña negra se posan delante mío. Me dedico durante un rato a verlas afanadas con la pesca y esperando un poco más de luz, pues dentro del “hide” no se veía lo suficiente para dibujar. Estaba cargando el lápiz… un alboroto y, sin ni siquiera despedirse, salen volando todas menos una garceta a la que dedico gran parte de corto rato que estuve. Con los primeros rayos de sol, las luces y la  proyección de las sombras de las piedras de la orilla, recreaban una composición digna de un trabajo sosegado en el estudio. Habrá que ponerla a la cola del resto de ideas de se agolpan en mi cabeza. A esta garceta no le importó compartir recodos con un martín pescador y no paraban de aquí para allá detrás de pequeños pececillos.

Casi a punto de recoger, veo que algo sale volando de detrás de unas piedras de la orilla, posándose al otro lado del río. Tiro de telescopio, y un joven macho de gavilán que al parecer se había dado un baño, se acicala el plumaje sin perder de vista todo lo que sucede a su alrededor. Primero de espaldas, luego se da la vuelta y sale volando. Poco rato, pero el suficiente para contemplar y dibujar a este pájaro de mirada penetrante. Verlos cazar es todo un espectáculo cuando la ocasión se tercia.

Otra media mañana mágica.

Nota del autor: Por fin he terminado el cuaderno que tanto me ha hecho sufrir con la acuarela.

Anuncios

6 comentarios

  1. Geniales Ojea
    La garceta con el ala desplegado de la última hoja de la serie tiene una gracia… me parece genial, al igual que el gavilán de frente.
    Viendo el hide entiendo porqué no le metes color, yo tengo que comprarme uno…
    Enhorabuena maestro.
    Un gran abrazo

    8 octubre, 2011 en 10:07 pm

  2. Pues no te quejes ..aun tuviste suerte .Muy buenos!!
    Un saludo

    9 octubre, 2011 en 7:52 am

  3. Francisco J. Hernández

    me ha llamado la atención el hecho de que metieras algo de fondo a algunos bocetos de la garceta, … me gustan .. el Gavilan …… en el boceto de la derecha, la cabeza, su perfil, la simetría en perspectiva de los ojos, es sencillamente, así … perfecta .. que mas puedo decir. Un abrazo.

    9 octubre, 2011 en 9:37 am

  4. Fran, esta garceta estiró el ala un par de veces seguidas y fue milagrosamente suficiente para que saliera ese boceto a la primera. Casi siempre suelo llevar material de acuarela… pero me enredo con el lápiz obsesionado en retener todos los momentos posibles. Yo disfruto mucho dentro de un hide… es otro concepto.
    Pedro, reconozco que me quejo de “vicio”. Con pisar campo a diario me conformo, sabiendo que es un lujo que así sea.
    Francis, en algunos bocetos me gusta recrear el entorno y, es más, en ocasiones dejo el motivo principal para el final. El gavilán estuvo poco rato. Hice unos bocetos rápidos que luego retoque una vez que se fue… no sé si para bien o para mal. Algunos perdieron con el retoque. Es cierto, el de la derecha ha quedado bien.

    Abrazos
    Potri

    9 octubre, 2011 en 7:38 pm

  5. Hola, que tal!, nos gusto el hide que usted ocupo en esa bonita aventura y “probando suerte”, sus bocetos son impresionantes para el poco tiempo que tuvo, ya que los movimientos de los animales son impredecibles, sobre todo las aves…En sus publicaciones anteriores no habiamos hecho comentarios por falta de tiempo, pero igual son muy asombrosos, gracias por seguir compartiendo y suerte en sus proximas actividades de campo, de verdad que sí es un lujo perderse en la naturaleza, ventaja nuestra Aqui le dejo el link de donde publique las fotos del lugar donde vivimos y de algunos trabajos que hemos hecho: https://www.facebook.com/Ileo7?sk=photos, puede buscarme como Guardían del Faro (tanto en Facebook, como en Artelista), nos gustaría conocer su punto de vista acerca de nuestros dibujos.

    Saludos y gracias. Dios lo bendiga.

    10 octubre, 2011 en 7:34 pm

  6. Desde luego esa combinación de rocas y agua da para más de una obra de estudio. Aquí hay tema.
    Un abrazo
    Lluís

    18 octubre, 2011 en 10:59 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s